miércoles, 30 de enero de 2013

Informe Bersin 2013 sobre el estado de la formación corporativa (Resumen)


traduccion Informe Bersin 2013 Laura Rosillo


Informe Bersin 2013 sobre el estado de la formación corporativa (Resumen)

Transcribo el resumen de Josh Bersin (Deloitte) del tradicional Informe Bersin 2013 sobre la formación corporativa. http://www.bersin.com/clf-us y como él indica las cifras son cuanto menos sorprendentes:

El gasto en formación en Organizaciones de los EEUU creció en un 12% el año pasado, la tasa de crecimiento más alta en los últimos 8 años.

¿Por qué el alto crecimiento? Las empresas ahora se dan cuenta de que a pesar de los altos niveles de desempleo en algunos lugares, las habilidades necesarias para los puestos en los que hay demanda son difíciles de encontrar. Las ofertas de empleo se han vuelto más especializadas e incluso los profesionales altamente cualificados deben reinventarse continuamente. Además, según una reciente investigación de McKinsey, las instituciones educativas no están desarrollando graduaciones que puedan incorporarse inmediatamente al trabajo.
Bersin ha estudiado el sector de la formación empresarial durante más de una década, y la formación sigue cambiando y evolucionando. Las empresas gastan más de $ 60 mil millones en capacitación en los EEUU, y más del 50% de todo ese dinero se emplea en formación en tecnología, herramientas y desarrollo de habilidades personales. 

La industria del e-learning supone más de $ 2 mil millones y cada vez la inversión en elearning es mayor, pero ha cambiado drásticamente. Los empleados de hoy quieren que su formación incluya vídeo, juegos y  experiencias de última generación. Gran parte de la investigación muestra que las mejores prácticas formativas se centran en el "aprendizaje experiencial", y están muy adaptadas al entorno de trabajo del empleado. Por ejemplo, la formación del personal de ventas, está integrada en el sistema de CRM (Software para la administración de la relación con los clientes). La formación de los nuevos empleados a menudo se realiza a través de  dispositivos móviles o integrandola  en redes sociales corporativas.

Y, por último e-learning ha empezado a transformar el sector de la educación académica. Organizaciones como EDX, Coursera, etc., están trabajando en estrecha colaboración con las instituciones de educación superior para ofrecer un menor costo, cursos en línea. Estos cursos ayudarán a complementar la formación de los profesionales de las empresas.

¿Se está gastando suficiente dinero en  formación? Y ¿se gasta en el camino correcto?

La investigación de Bersin muestra que, si bien la financiación de la formación es insuficiente, el  gasto medio como punto de referencia pueden ser engañoso. Mientras que en los EEUU el "promedio" de los gastos en capacitación corporativa por empleado es de alrededor de $ 706 por año, los niveles actuales de gasto varían de $ 200 a más de $ 3.000 por año, dependiendo de la industria. 

Los minoristas, que tienen altos niveles de rotación y emplean a menos trabajadores asalariados, por ejemplo, gastan menos por empleado, pero en realidad ofrecen más horas. La formación se suele impartir a través de formadores internos y se complementa con programas online. Las organizaciones de servicios profesionales (empresas de consultoría, por ejemplo), superan hasta diez veces a los minoristas y los programas suelen incluir prácticas y todo tipo de actividades para desarrollar habilidades de gestión de clientes.

La investigación también muestra que las organizaciones con programas de desarrollo de talento (L&D) muy maduros (las llamadas organizaciones de aprendizaje de alto impacto) gastan un 34% más que otras organizaciones. Esto demuestra que gastar más dinero en formación vale la pena cuando se hace bien.

A la mayoría de las organizaciones les resulta fácil recortar el presupuesto de formación. Pero con el tiempo estas decisiones reducen la productividad de la fuerza laboral, y no hay nada más caro que los empleados que no tienen las habilidades para hacer bien su trabajo. Y recuerda que la formación es también un compromiso y una herramienta de retención: se reúne a la gente en una cultura común.

Es emocionante ver a las empresas invertir en el desarrollo de capacidades de nuevo. Este es un indicador de la confianza empresarial en el crecimiento económico futuro.