miércoles, 20 de agosto de 2014

Boomerpreneurs y carreras "encore". Elegir una segunda carrera profesional a los 50.

Boomer actúa como un Millennial: Sé creativo a pesar de ser casi insolvente. Alejandro Castañeda


http://www.workplaceinstitute.org/

Algunos, cada vez más, babyboomers están empezando a considerar el montar una pequeña empresa antes que la jubilación que ven cada vez más lejana y amenazada de una gran precariedad financiera.

Se acabaron los tiempos de la dorada tercera edad de mañanas perezosas, vacaciones en la costa en febrero y viajes a cuatro chavos.

El horizonte que se nos presenta tiene más que ver con la continuidad de los días de trabajo agotador para poder mantener nuestro nivel de vida.

Ya en este momento, un buen número de mayores de 65 años que deberían estar jubilados, son trabajadores por cuenta propia por no poder acogerse todavía a la pensión de jubilación. La necesidad de ingresos adicionales además, se hace cada día más evidente y hará que los que ahora están alrededor de la cincuentena se planteen en algún momento de su carrera el salto a la emprendeduría, sino tienen que darlo de manera forzosa...

No sólo se trata de un tema económico, muchos babyboomers se sienten ya preparados para construir algo propio, dar forma a una idea que se aparcó hace tiempo, crear riqueza por cuenta propia en los llamados años dorados, en los que experiencia y  conocimiento dotan de mejor visión del mercado.

Se trata de convertir la jubilación en un retiro activo en el que por fin retomar las ilusiones de la primera juventud y materializar los sueños siempre aplazados.

"Talent is Ageless", el talento no tiene edad, pero sí la tiene el mayor conocimiento de la empresa y el cliente. 

Nunca es demasiado tarde para ser lo que podría haber sido.
George Eliot
Según la encuesta de Workplace Institute, alrededor del 50% de los babyboomers canadienses indican que tienen la intención de seguir trabajando después del "retiro" por lo menos a tiempo parcial, cuando no para iniciar su propio negocio.

La generación del Babyboom es una generación tecnológica, asistió al nacimiento de la TV,el PC e Internet, aman la tecnología aunque se sientan frustrados ante la dificultad de mantenerse al día en cuanto a herramientas y aplicaciones. Usuarios ávidos y conectados a Internet en un 78%, gastan más tiempo y dinero que otros grupos demográficos en tecnología.

La rebelión no es nada nuevo para los babyboomers, la generación nacida en los 50/60. Hijos del "flower power", inauguraron discotecas y asistieron a los primeros conciertos pop multitudinarios, incorporaron a la mujer al trabajo y llegan al siglo XXI inscribiéndose en Pilates o en Yoga, conectándose a webs de citas online y comiendo alimentos macrobióticos. Tienen la intención de permanecer jóvenes y saludables el mayor tiempo posible... porque su esperanza de vida se incrementa año a año.


Silver workers

Y ante esta vitalidad se trata de construir una jubilación rebelde como lo fue la juventud de esta generación, iniciando un nuevo negocio, una nueva carrera, una nueva comunidad, una nueva relación, con la confianza que aportan las habilidades y conocimientos que la experiencia da.

Las carreras "encore" son trabajos que se inician en la segunda mitad de la vida (a partir mayoritariamente de los 50 años) y que combinan ingresos con impacto social y una importante implicación personal.

Educación, medio ambiente, salud, servicios sociales... son las áreas en las que iniciar carreras "encore". Estos trabajos mezclan la experiencia del trabajo realizado durante toda la vida con las ganas de dar un giro radical dando una orientación social y comunitaria al trabajo y dotando de un nuevo propósito a nuestra vida. El objetivo de iniciar una carrera "encore" es dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos. La "madurescencia" inaugura el tiempo de usar la propias habilidades personales y la experiencia para ayudar a los demás.

Punto de partida para el renacer profesional, las carreras "encore" promueven la reinvención, la renovación y la revitalización personal que parecen imperiosamente necesarias al llegar a la plenitud adulta. Después de un montón de años haciendo lo mismo, aprender algo nuevo y tratar de hacerlo bien nos revitaliza. Si además esa nueva carrera tiene un componente social, da sentido a nuestra vida.

Todo esto deberían tener en cuenta las empresas y la Administración pensando en un futuro en el que la media de edad de las plantillas y de la fuerza laboral en general crecerá aceleradamente. Como en la historia de la rana en la olla puesta a hervir, las organizaciones no tienden a reaccionar rápidamente ante situaciones a punto de ebullición.

Para que la rana no se cueza, los departamentos de Recursos Humanos deberán ponerse manos a la obra para dar el pistoletazo de salida al renacer profesional de los Golden Workers procurándoles formación, horarios flexibles, trabajo por proyectos, rotación en el puesto de trabajo, nuevos retos y funciones que supongan una nueva carrera profesional.

Y la Administración deberá estimular la contratación de trabajadores maduros y medidas anti discriminación por edad, facilitación de la actividad emprendedora por cuenta propia, revisión de los protocolos de prevención de riesgos laborales teniendo en cuenta la variable de la edad..., medidas en fin que aborden de frente y abiertamente la crisis demográfica que se nos viene encima.