Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Jugar a vivir

Imagen
El juego es la suprema sensación para aquellos que no conocen el amor, ese otro juego en que se apuesta el alma. Manuel Gutiérrez Nájera

¡Ojalá jugáramos a trabajar! Con esa seriedad que imprime el conocer bien las reglas del juego. Con la limpieza y transparencia con la que se han de repartir las cartas y la profundidad con la que analizamos la mano que nos ha tocado en suerte.

¡Ojalá jugáramos en pareja! Construyendo las señas y guiños de nuestra secreta comunicación que nos hará invencibles. Adivinando el juego del otro y completándolo.

¡Ojalá jugáramos en equipo! Respetando los roles y la distribución de tareas que nos hace más fuertes, más potentes, más eficientes.

En el juego nos sumergimos en lo que acontece hasta el cuello, perdemos de vista lo que no afecta a la partida que estamos jugando  y somos más nosotros mismos que nunca.

Brava comparación -dijo Sancho-, aunque no tan nueva, que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego de ajedrez, que mientras dura…

Al alimón: Mujeres con los dedos verdes

Imagen
Post escrito por y entre Edita Olaizola http://editaolaizola.blogspot.com.es/ y Laura Rosillo http://lrosilloc.blogspot.com.es/ Soy mujer. Me di cuenta bastante pronto con la primera exigencia y la primera prohibición… ¿Por qué yo tenía que hacerme la cama y ayudar a recoger la mesa y mis hermanos no? Son muy pequeños, decía mamá… y siempre fueron más pequeños que yo. Tampoco me dejaron hacer de monaguillo, con lo que mí me gustaban los encajes y el incienso, era cosa de niños, las niñas llevábamos velos blancos y misales de nácar y teníamos que mostrar recogimiento y devoción,

Golden Worker: Tu próxima misión

Imagen
Babyboomers, la generación de la reinvención madurescente
¡Bien...! Ya te has desvinculado de la que fue tu empresa durante tantos años. Has superado con éxito el duelo por la desaparición de la marca en la que comenzaste, el duelo por la pérdida de empleo, el duelo por la pérdida de status... ¡tantas pérdidas! Llevas algún tiempo dándole vueltas a esa vieja idea que te resulta lo suficientemente atractiva y que parece que puede ser rentable, como para lanzarte a la piscina y probar tu valía.

Estás preparándote a fondo porque sabes que en realidad será como comenzar de cero y no piensas en "ir tirando", sino que ésta es una auténtica oportunidad, tal vez la última, para dar el salto a una experiencia sobresaliente en la vida, la de ser dueño y responsable de tu destino tanto en el seno de una nueva empresa como si te estableces por tu cuenta.

En esta transición necesitas saber no sólo todo lo referente a tu especialidad profesional sino empezar a desaprender viejos hábitos, cre…