Contra el edadismo: Experiencia es libertad

Empresas, instituciones, profesionales… la sociedad entera es cada vez más consciente de la “revolución demográfica” en la que estamos metidos. Vivimos tiempos de longevidad extrema y de baja natalidad, lo que supone la aparición de una nueva mayoría que “no envejece” pero que tiene muchos años. Las Administraciones y los organismos sociales se ocupan de los “mayores de ayer”, a los que en su día se les llamó “tercera edad”, dependientes, enfermos y empobrecidos , pero nadie ve que la inmensa mayoría de los mayores de hoy disfrutan de buena salud y están seguramente en su mejor momento profesional ya que aúnan experiencia y expectativas de vida.

En 2017 la esperanza de vida desde los 65 años es de unos 25 años, así que desde la actual edad de jubilación da tiempo de sobra a desarrollar un nuevo ciclo profesional completo si así se desea para una gran mayoría de trabajadores sénior en perfecto estado de salud, con interés en seguir desarrollando su actividad profesional y seguramente con la necesidad de incrementar sus ingresos ante las constantes amenazas sobre el recorte de las pensiones de jubilación.

Pero en nuestro país la mayor parte de reflexiones, jornadas, eventos sobre el desarrollo del Talento tratan cómo abordar la incorporación al mercado laboral del colectivo millenial, pero ni una palabra  sobre un colectivo mucho más numeroso y tan preocupado por su futuro laboral como el de los millenials: el de los babyboomers (45 a 64), trabajadores sénior de más de 45 años que suponen en España casi 13 millones de personas, muchas de ellas en transición laboral, por no decir fuera del mercado laboral.

Se trata de un colectivo que pronto será mayoritario ya que actualmente hay en España más del doble de mayores de 50 años que menores de 18 y por tanto ocuparán gran parte de los programas y proyectos de futuro de los departamentos de Recursos Humanos desarrollando programas de Age Management (Gestión de la Edad) abordando tanto lo que se refiere al desarrollo y actualización profesional de este colectivo, al aprovechamiento del talento sénior como a la gestión de las relaciones intergeneracionales.
Suspiramos por un nuevo babyboom para resolver el problema de las pensiones  cuando ya tenemos en marcha la revolución que puede ayudar a resolverlo: el “greynyboom” de los “Golden Workers” mayores de 45 que voluntariamente querrán seguir siendo productivos superada la barrera de los 65, 66,67… sea cual sea la edad de jubilación que se plantee.

Si algo es urgente es mantener la empleabilidad de los trabajadores sénior para no condenarlos al ostracismo en su mejor momento laboral: en el que se unen experiencia y salud, conocimiento y práctica.
Es urgente en este sentido la revisión de los planes de formación de las organizaciones contemplando esta nueva necesidad a partir de planteamientos personalizados y basados en el aprendizaje basado en proyectos que permita un balance de la trayectoria profesional de los trabajadores sénior, una reflexión profunda sobre su propio talento y su estilo de aprendizaje,  les ayude a afrontar un nuevo reto empoderándolos, les prepare para tareas y responsabilidades de futuro, no de presente y les permita relanzar su carrera profesional.

Reivindico la posibilidad de reiniciar el camino y que eso no sólo afecte a los jóvenes adultos, porque muchos de ellos no están preparados para trabajos que aún no existen exactamente igual que los adultos maduros. Si hay que transformar todo el sistema de aprendizaje permanente de las organizaciones, impliquemos en ello a todas las generaciones que quieren seguir contribuyendo al crecimiento y mejora de la sociedad.

Tenemos que ayudar a los trabajadores sénior a transformarse y adoptar nuevos roles profesionales que les permitan construir su Marca Personal , aquello que les diferencia y distingue del resto de profesionales de su sector, los conocimientos y experiencias que les hacen únicos y que constituirán la base de su carrera ENCORE, la nueva propuesta profesional que ofrecerán a las empresas u organizaciones y que configurará este nuevo ciclo profesional que se inicia en la "nueva madurez".

Si ahora “Aprender es el trabajo” será fundamental dotar de recursos para seguir facilitando su desarrollo a los Golden Workers que “no envejecen”, EVOLUCIONAN.

www.seniorcarisma.com

Entradas populares de este blog

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

#Learnability en la madurez. Aprender es el trabajo.